Tejido Poético

Los estímulos que me inducen a pintar no tienen una jerarquía establecida, pueden revelarse en cualquier momento, solo hay que estar despierto, tener un ojo con apetito, sensible y permeable.


Me identifico emocionalmente con todo lo que me rodea, una taza de café, una canción o una conversación con un amigo, como bien dice el director de cine Wong Kar Wai.


No amo lo trascendente, mi búsqueda está en lo más cercano, cotidiano y sincero. Un instante huidizo, destellos diarios, pequeñas o grandes emociones que incitan a pintar. En este sentido, la pintura está muy cerca de lo que acontece, del fluir permanente de las cosas.

Un momento perfecto y fugaz, en el que de alguna manera sales colmado. 

Una excusa con la sola pretensión de pensar el modo de hacer, decir y experimentar las cosas. 

Para mi es importante trabajar con algo que me emocione y a la vez explique, en este sentido podría decir que todo mi trabajo conforma un tejido poético, donde los títulos de las obras construyen un hilo emocional.


Juan Olivares